Suscríbete y recibe en tu email nuestros mejores artículos.


Cultura Gime

Publicado el 11 octubre, 2011 | por María del Mar Giménez

0

¿Lesbianas o extraterrestres?

El otro día estaba viendo la televisión y puse Telecinco. No voy a decir, como algunos hipócritas, que el mando resbaló por el sofá llegando a manos del gato, dándose la vergonzosa situación de que el despistado minino se sentó justo sobre el botón del mando número cinco. Porque sí, yo puse Telecinco intencionadamente.

¿Qué se nos ofrece?

Puede que algunos de los que vayáis a leer este artículo penséis que es una muestra de estulticia por mi parte que admita ser observadora de algo que, no obstante, critico.

Os diré que mientras en la “cadena amiga” emitían Acorralados, en Antena 3 se podía disfrutar de ese maravilloso bodrio sobreactuado y de guiones incoherentes llamado ”El barco” y; en La Primera, del acabado y tedioso “Cuéntame cómo pasó”. Así que ya puestos a ver cosas anodinas, veamos Telecinco.

Estos son sólo algunos ejemplos acerca de que no se trata sobre lo que el público demande, sino de la oferta televisiva de la que disponemos.

Las nuevas cadenas TDT están plagadas de reposiciones y de programas aun peores que los que encontramos en las cadenas principales. Y cuando una cadena emite ocho horas diarias de la misma cosa, aunque esta cosa en concreto sea una basura, acabas por verlo aunque sea en lo que dura la publicidad del resto.

Esto lo digo para los que, como Jorge Javier Vázquez, hacen un ejercicio de cinismo emitiendo declaraciones en las que instan a cambiar el canal si no nos gusta lo que hacen.

Se equivocan, porque mi papel como espectadora es exigir una televisión de calidad. Y el suyo es dárnosla, porque es su trabajo.

El filón de las lesbianas

Acercándonos al fondo del asunto, el tema estrella a tratar en la gala de Acorralados, era que una de las concursantes iba a recibir la visita de su novia, quien pasaría unos días con ella.

Hasta aquí todo bien, el problema empieza cuando el presentador comienza a sugerirles a las susodichas que se besen, para regodeo del personal.

Así, en todos los programas de esta televisión escuchamos reclamos como: “las concursantes están al rojo vivo”. Los presentadores preguntan cosas estilo: “¿Cuándo practicarán sexo?” y los comentaristas responden: “Ya lo han hecho, seguramente, porque son dos personas muy calientes”.

Cada beso en la frente que se da la pareja es repetido mil veces con comentarios totalmente alejados de la realidad y así vemos rellenarse minutos y minutos de horario -por qué no decirlo- infantil.

De hecho no son pocas las asociaciones de espectadores que piden que se retiren los resúmenes de este programa del tiempo en el que los más pequeños pueden encontrarlos.

¿O también les decimos a los niños que cambien el canal, Jorge Javier? Es terrorífico pensar que de verdad se pretenda hacer asumir toda la responsabilidad a los padres ante imágenes en las que, entre otras cosas, vemos a un grupo de personas babeándose los unos a los otros como si no hubiera un mañana.

Ahora sólo queda que estas muchachas caigan en la tentación de la carne para que los que predican la normalidad de la situación derramen saliva ante la escena y los que se escandalizan mantengan los ojos pegados a la caja tonta.

¿La solución está en no ver la televisión? ¿No es más valiente tratar de cambiar la situación en lugar de obviarla?

Supongo que lo que intentan vendernos es una película porno. Pero donde ellos ven algo raro, sobrenatural y extraterrestre… Yo solo veo a una pareja de lesbianas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Volver arriba ↑