Suscríbete y recibe en tu email nuestros mejores artículos.


Política sola

Publicado el 6 noviembre, 2011 | por Alejandro Sola

1

Del 15-M al 20-N: Carrera a contracorriente

Han pasado casi seis meses desde que los ‘indignados’ acampasen en la Puerta del Sol, en Madrid, y en tan poco tiempo hemos podido ser testigos de uno de los mayores movimientos sociales de nuestro país. Tan grande, que en pocos días la acampada ya tenía réplicas en prácticamente todas las provincias y solo un poco después, estas se sucedían incluso en el extranjero.

Gran parte del éxito se debe a redes sociales como Twitter, que permitieron la comunicación instantánea entre las acampadas y los ciudadanos, haciendo que las ideas se transmitiesen de forma masiva. Es por ello que la conocida como Spanish Revolution consiguió mover todo el panorama político y social con una sencilla premisa: “El pueblo manda”.

En su búsqueda de la democracia real, el movimiento 15-M propone una mayor participación ciudadana, pero, para ello, es necesario un cambio en la Ley Electoral. Cambio que, por otro lado, no conviene para nada a quienes ostentan el poder, ya que supondría el fin del bipartidismo.

Un juego de perdedores

Para ello, el primer paso es convencer a la ciudadanía de la importancia de sus votos. En nuestro país, donde no hay un partido ganador de las elecciones, si no que sólo hay un partido perdedor (lógico cuando se usa el voto para castigar a los políticos y no para apoyar sus propuestas), es normal que el poder se suceda entre los que lo hacen mal y los que lo harán mal.

Entonces, ¿qué puede hacer el pobre ciudadano de a pie para acabar con eso? Aquí es donde entra la plataforma #NoLesVotes, que también participó en el movimiento 15-M. Esta plataforma pretende fomentar el voto a los partidos minoritarios y el voto nulo, con el fin de reducir el poder de los partidos grandes y tener una mayor pluralidad en el parlamento.

Por desgracia, y a pesar de la supuesta gran repercusión de los ‘indignados’ y de su movimiento, al llegar a las elecciones municipales de 2011, nada había cambiado, una vez más, se votó por castigo y no porque la oposición fuera una verdadera alternativa eficaz.

La información es poder

Había pasado muy poco tiempo (una escasa semana) desde que comenzó todo, así que no se perdió el ánimo y se puso el ojo en las siguientes elecciones generales. Ahí es donde nace la operación 20-N. Esta vez, habiéndose levantado las acampadas y centrándose el Movimiento en acciones más concretas y manifestaciones, se optó más bien por una campaña informativa.

Da la impresión de que una de las razones del bipartidismo, más que la propia ley electoral, sea el propio desconocimiento de los votantes, que creen que solo hay dos alternativas, que no saben lo que significa el voto nulo, el voto en blanco o la abstención.

Ahí es donde se centra la Operación 20-N, en informar a los ciudadanos, no solo sobre qué significa cada cosa, sino también acerca de la multitud de alternativas que existen. El vídeo expuesto a continuación es un comunicado informativo de la iniciativa (con simbología de Anonymous, que así vende más).

Es difícil luchar contra la conciencia colectiva, contra la costumbre del voto útil y el turnismo político, pero por algún lugar hay que empezar. Es necesario enseñar que hay más opciones, que si lo que hay no te gusta, puedes elegir.

Estamos a dos semanas del 20 de noviembre y las elecciones generales. La prueba de fuego de la sociedad española y de todos estos movimientos que se han dado en el 2011. ¿Habrá un cambio en el panorama político? ¿Se cumplirán las expectativas del voto de castigo? Personalmente aún no sé lo que voy a hacer ese día, solo sé que puedo elegir.

Escrito por Alejandro Sola



Una respuesta a Del 15-M al 20-N: Carrera a contracorriente

  1. HotShotNidaleeGG dijo:

    Antes de nada, muy interesante el artículo, mi enhorabuena ya que veo que es el primero que escribes.

    Para continuar, yo creo que el partido que este en el poder realizara cambios que no me gustarán (es obvio que el PP los hará mas radicales, al igual que el PSOE realizará cambios que tampoco me gustarán, aunque CREO que menos radicales), respecto a otros partidos no hablo ya que en España, desgraciadamente, existe el ya mencionado bipartidismo (algo que, desde mi punto de vista, es totalmente arcaico). Por estos motivos, en el caso de votar a algun partido (no se qué elegiré aún) no creo que vote a los “grandes” partidos políticos, si no que votaré a algún partido minoritario que se acerque un poco a mi ideología al menos.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Volver arriba ↑