Suscríbete y recibe en tu email nuestros mejores artículos.


Política noguerol

Publicado el 17 noviembre, 2011 | por Noguerol

0

El espíritu de Kennedy

“Menos militantes y más Harvard”. Con la duda de si por falta de una referencia educativa equiparable o por temor a ser expulsado antes de entrar; al candidato popular, Mariano Rajoy, sí que no le temblaron el pulso ni la voz para asegurar que es hora de buenos gobernantes para España y grandes tecnócratas para Europa. Treinta años en política dan para llenar unas cuantas arrobas de paciencia y, ahora que le ha llegado su turno, no quiere que los ejemplos de Grecia o Italia se le cuelen en una fila que tanto tiempo lleva guardando.

Por ello, cargando en sus palabras célebres Carcanos, disipa cualquier duda sobre su capacidad para sacar a España del barro. No obstante, su declaración al respecto no deja de tener miga; quizás, por temor a quemarse. Con una sondeocracia que le permite configurar ya su gobierno, humildemente el líder popular se erige como ese buen gobernante que España necesita. Y sin parábola que lo acompañe. Pero, dando un paso más y dirigiendo la mirada hacia Europa, Rajoy cree que ellos sí necesitan a los tecnócratas. ¿Por qué, por que allí no hay buenos gobernantes?

Papademos y Monti, reconocidos tecnócratas, han suplantado en Grecia e Italia, respectivamente, a dos políticos en decadencia por motivos muy diversos. Rescatando (tarde, lo sé; pero con permiso) de nuevo a JFK, la tecnocracia o la introducción de analistas en los estratos del poder político encuentra su razón de ser cuando es necesario un cambio de rumbo; una nueva imagen. ¿Por qué? Sencillamente, porque la anterior está obsoleta y no inspira confianza o, mucho más simple, porque no existe ninguna. ¿Las nuevas tecnocracias griega y transalpina son la manifestación de que sus clases políticas realmente no están a la altura de lo que se exige?

Hábil Carcano el de Rajoy cercenando el pálpito de Kennedy y cargando de aranceles cualquier medida que amenace su larga espera. El líder popular entiende que en España sí hay buenos gobernantes. Que sí hay una clase política que está a la altura. Que la tecnocracia desacredita el peso político que se dio a los partidos en la Carta Magna. No obstante, acatar las medidas impuestas por los altos mandos de la Unión Europea (Alemania, Francia, sus elogios; quienes quieran) es otra manifestación de incapacidad. Los tecnócratas, al menos, sienten más de cerca los intereses nacionales por ser suyos y compartirlos con los que les rodean. Sin embargo, hay quien prefiere insistir en la idea de una clase política en nuestro país que prevalece sobre cualquier otra.

Políticos hay muchos, buenos gobernantes no tantos. Y quién sabe si Rajoy tiene razón, solo el tiempo lo dirá. Pero, seguramente, los tecnócratas también podrían ser políticos y, por qué no, buenos gobernantes si, vaya, hubiera una clase que les animase a pertenecer a ella.

Escrito por Alejandro Noguerol



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Volver arriba ↑