Suscríbete y recibe en tu email nuestros mejores artículos.


Política alvarez

Publicado el 19 diciembre, 2011 | por S.Alvarez

2

El jinete sin cabeza

Llegados a este punto de la economía mundial, muchos somos los que nos preguntamos hasta qué punto el capitalismo es la corriente económica correcta. El capitalismo salvaje que vivimos nos ha llevado hacia una dinámica política en la que no priman ni las personas ni la democracia, vivimos al ritmo que marcan las bolsas.

Nos encontramos en una Europa deshumanizada en pos de un régimen definido por los intereses de unos pocos (muy pocos). Atendiendo a esto, muchos somos los que pensamos que hemos llegado al colapso del capitalismo, este sistema está obsoleto, no sirve.

Gracias a Dios que en España aún quedan analistas sociales/economistas que tienen la respuesta en la palma de su nada trabajada mano. Como es sabido que las modas vuelven, Cayetano Martínez de Irujo nos ha iluminado y dado la solución a todo este caos: el feudalismo.

Ilustración caballeresca

En una entrevista, como siempre realizada excepcionalmente por Jordi Évole en el programa de La Sexta Salvados, se le preguntaba a este señor sobre su opinión acerca de las diferentes subvenciones que recibe la tierra, particularmente en Andalucía.

Sus declaraciones, sin desperdicio. Creo que la cara de Évole lo dice todo. Con el jinete todo es posible, pasamos de las ayudas, completamente necesarias, que recibe la Casa de Alba al PER con una facilidad que asusta. Desde el punto de vista de Cayetano, las ayudas de la PAC son absolutamente necesarias para subsistir, hay que tener en cuenta que unas propiedades de 25.000 hectáreas son muy difíciles de mantener, como él mismo dice: “Hay más gastos que ingresos”, a pesar de los 3 millones de euros anuales que reciben.

Sin embargo, cuando tocamos el tema de los trabajadores la cosa cambia; el PER es para vagos, ya lo dijo Durán i Lleida. Una prestación por desempleo de 400 euros para jornaleros, ¿qué falta les hará?, ya se sabe que los andaluces guardan estas ayudas debajo de la cama para poder ir al bar y bailar sevillanas en condiciones.

Esto se pone interesante; en Andalucía no hay ni “disponibilidad ni mentalidad frente al trabajo”. Que esta frase la diga un personaje cuyo único oficio conocido es ser jinete suena, cuanto menos, a cachondeo. Las pocas ganas de trabajar sureñas no se quedan ahí, “los jóvenes andaluces no tienen ánimo de progresar”; parece que al conde se le escapa el hecho de que contamos con unos de los índices más altos de fuga de cerebros de España y de que en la biografía de su propia página web su expediente académico desaparece a partir de terminar el bachillerato.

Indignación Verdiblanca

Evidentemente las respuestas no se han hecho esperar, desde partidos políticos a ciudadanos y trabajadores que ven reflejado en el aristócrata a un terrateniente de los de toda la vida, de los que tan bien retrató Mario Camus en Los Santos Inocentes, como le recuerda Évole sin que éste apenas entienda lo que le está sugiriendo.

Cayetano Martínez (así suena menos rimbombante) ha intentado salir del atolladero aludiendo a una mala interpretación de sus palabras. No ha lugar. Las palabras son las que son. Supongo que el que su madre sea Hija Predilecta de Andalucía gracias a un gobierno “socialista” le da carta de naturaleza para seguir diciendo disparates anacrónicos y fuera de lugar. Que un noble hable del trabajo agrario con tanta ligereza hace que a más de uno, harto de varear olivos, le hierva la sangre.

Pues eso, que él siga con sus caballitos trabajando duramente, que ya se encargarán sus jornaleros de hacer el trabajo menos glamuroso.

Escrito por Sara Álvarez



2 respuestas a El jinete sin cabeza

  1. Germán Palomares dijo:

    Lo q

  2. Germán Palomares dijo:

    Mientras bebo vino y cantamos sevillanas los amigos que cobran subsidios y me invitan y yo, he oido las declaraciones del hijo cabalgador de la hija predilecta de Andalucía (como dijo Trillo, manda huevos) y me asaltan varias dudas, sobre todo al oirle que “le gustaría volver a las constumbres de su padre, de llevar de comida a los trabajadores de sus fincas (solamente 25.000 hectáreas, y no he metido ningún 0 de mas) y darles algún “sobrecito” si los resultados han sido buenos.
    Las dudas son:
    - ¿En alguna caida del caballo se habrá golpeado en mal sitio y no rige?
    - Con su historial amoroso ¿Pretenderá volver a instaurar el derecho de pernada?

    Esperemos que el tiempo, y por fin la República, nos aclaren esto.
    Y otra duda posterior ¿porque no se une a Urdangarín para montar una asesoria laboral, fiscal y contable, juntos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Volver arriba ↑